Carrito

Actualmente tienes 0 productos en tu carrito.

Da click aquí y conoce nuestros productos

Continuar comprando.

MSRP:

$0.00

Subtotal: ( items)

$0.00

Ahorras:

$0.00

Total:

$0.00

Seguramente has pasado semanas enteras usando horas y horas de tu día en el gimnasio, literalmente sudando la gota gorda, y cuando llega el día de pesarte no ves ningún resultado. Aunque no lo creas, existen varios motivos por los cuales podrías no estar perdiendo peso a pesar de tus rutinas de ejercicio. Sigue leyendo para conocer las principales y cómo resolverlas. 

Tu dieta no es la correcta

De acuerdo con Health.com, la dieta es 80% responsable de los resultados de tu cuerpo. Si estás comprometido con tu rutina pero no has visto cambios es momento de que revises tu comida de todos los días. Aunque los alimentos que necesitas varían mucho dependiendo de tu organismo, trata de reservar los carbohidratos para los días de rutina y el resto de los días consume proteína y muchos vegetales. Si tu dieta ya está siendo controlada y aún así no bajas de peso, tal vez se deba a que las cantidades que consumes son excesivas. 

Tomas muy poca agua 

El consumo de agua es esencial para cualquier persona, entrene o no. Pero si estás tratando por todos los medios de bajar de peso, debes prestar especial atención a la cantidad de H2O que ingieres. El sitio Shape explica que un cuerpo sin agua impide que los riñones funcionen de manera óptima, lo cual hace que el cuerpo se apoye en el hígado para funcionar y por lo tanto se retrasa con su labor de quemar grasa. 

Tienes mucho estrés

El estrés es una condición mental y física que se cuela en todas las funciones de tu cuerpo, una de ellas es la pérdida de peso, o la falta del mismo. El estrés excesivo, según Very Well Fit, puede aumentar tu cortisol -el cual genera apetito-, despierta episodios de comer por deseo más que por hambre y causa fatiga, la cual te hace perder tus entrenamientos. Mantener tu estrés bajo control eventualmente te ayudará a retomar tu camino a la pérdida de peso. 

Por alguna condición médica

En muchos casos parece que estás haciendo todo lo correcto pero la báscula sigue indicando el mismo peso. Es más común de lo que parece que te enfrentes a un problema de salud cuyo efecto secundario sea el aumento de peso o la incapacidad de perder peso de manera sencilla. Algunas de estas condiciones son enfermedades de la tiroides, depresión así como la toma de antidepresivos, medicamentos antipsicóticos y algunos tipos de diabetes. 

¡Quizá no necesitas perder peso!

Es importante que mencionemos este punto pues es la primer pregunta que alguien debería de hacerse antes de fijarse una meta: ¿Realmente debo perder peso? Y si la respuesta es sí: ¿Cuánto debo bajar? Recuerda que cada cuerpo es diferente y es posible que estés confundiendo lo que le hace falta a tu cuerpo para verse en excelente forma. Muchas veces necesitas marcar tus músculos en lugar de perder peso, y la meta incorrecta puede hacer que te frustres y termines subiendo de peso. 

La parte verdaderamente difícil de bajar de peso es mantener la constancia y la determinación para hacerlo. Recuerda que puede ser un camino largo pero los ejercicios correctos y una dieta balanceada son la fórmula perfecta para comenzar a bajar de peso cuando te encuentras en un buen estado de salud. 

Fuentes: 

https://www.health.com/weight-loss/working-out-and-still-not-losing-weight-here-are-7-reasons-why

https://www.shape.com/weight-loss/tips-plans/reasons-youre-not-losing-weight-gym

https://www.vitonica.com/entrenamiento/haces-ejercicio-no-bajas-peso-estas-causas

https://www.verywellfit.com/not-losing-weight-heres-why-1231606


Dejar un comentario

Close